En 1962, Sir McFarland Burnett declaró: "Al final de la Segunda Guerra Mundial era posible afirmar que casi todos los grandes problemas prácticos en el tratamiento las enfermedades infecciosas habían sido resueltos". En ese momento, su afirmación era lógica. Las medidas de control y prevención habían disminuido la incidencia de muchas enfermedades infecciosas, y con la capacidad de seguir identificando nuevos antibióticos, atender nuevos problemas y la evolución en curso de vacunas apropiadas, su declaración parecía apropiada.

Lejos de eso, más de 60 años después, las infecciones emergentes y re-emergentes se han convertido en un problema mundial significativo. Factores tales como la demografía humana, el aumento de los viajes y, especialmente, la adaptación y el cambio microbiano y fúngico han hecho que las enfermedades infecciosas sean más difíciles de tratar.

El problema de las infecciones emergentes está bien ejemplificado por los muchos ejemplos de enfermedades infecciosas nuevas y emergentes que han afectado a poblaciones localizadas y / o áreas geográficas en las últimas décadas. El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) / SIDA, identificado por primera vez en 1981, retrata el impacto significativo que una enfermedad infecciosa puede tener en el mundo. En la actualidad, el VIH / SIDA es la cuarta causa de muerte en el mundo y sigue siendo la principal causa de muerte en África. El caos económico que ha creado en todo el mundo es aterrador y su impacto sobre todos los pueblos permanecerá incrustado en la humanidad durante décadas. Más localizados geográficamente, pero todavía creando preocupación mundial, se encuentran las fiebres hemorrágicas, virus de Nipah, y viruela de los simios. Y más recientemente, el Síndrome Respiratorio Agudo Súbito (SRAS) ejemplifica cómo la ocurrencia de una enfermedad infecciosa nueva y peligrosa puede monopolizar las actividades gubernamentales, causar miedo e histeria, tener un impacto significativo en la economía en todo el mundo y en la libertad de movimiento de las personas.

GBT aporta soluciones innovadoras a las enfermedades infecciosas: antibacterianos, antifúngicos y medicamentos específicos contra el VIH. Productos como Ambiosome, Sovaldi, Truvada, Telavir y Profelvir ayudan a los médicos a lidiar con estos problemas que amenazan la vida cada día.

ProductosMolécula
Ambisome Anfotericina b
Sovaldi Sofosbuvir
Telavir Tenofovir, lamivudina
Resisvir Darunavir
Profelvir Abacavir, lamivudina
Sulfinav Efavirenz
Agucort Oseltamivir
Ritonax Ritonavir
Virakam Tenofovir
Quick pad
Muvidina Lamivudina, zidovudina
Truvada Emtricitabina, tenofovir
Muvidina plus Lamivudina, zidovudina, nevirapina
Pronto
Cipladanogen Danazol
Nerapin Nevirapina
Viread Tenofovir disoproxil fumarato
Mirocam
Vangavir Valganciclovir
Finecil Abacavir
Oralmuv Lamivudina
Zidomuv Abacavir, lamivudina, zidovudina
Mycocell Micofenolato
Cipladuovir Lamivudina, zidovudina
Ciplaefavir Efavirenz
Cipladinex Didanosina
Efavirenz Efavirenz
Abacavir Abacavir
Ciplanevimune Nevirapina
Dolutegravir-abacavir-lamivudina Dolutegravir, abacavir, lamivudina
Abamune
Conlevo